“El Cazador cazado”, por Alberto Gasco. Director de ‘Getafe Al Dia’

OPINIÓN/ 25 AGOSTO 2017 / Juan Manuel Alcalá Perálvarez y Mercedes Alcalá Perálvarez han sido los propietarios mayoritarios y máximos responsables de la decadencia e insolvencia de la empresa editora de El Buzón de Getafe.

Que Juan Manuel Alcalá Perálvarez ejerce de editor en la sombra de la publicación Nuevo Crónica es un secreto a voces. Mejor dicho, no es ningún secreto. Los empleados de este medio de comunicación, que ha recogido el testigo del desaparecido El Buzón, calcando el diseño, Web y perfiles en redes sociales, se encargan de airearlo en cada encuentro público o privado que mantienen.

Para ilustrar este hecho contundente nos van a permitir, queridos lectores, que guardemos el anonimato de las fuentes que facilitan la información para evitar las represalias que Juan Manuel Alcalá Perálvarez pudiera ejercer con sus propios y presuntos empleados y con los garantes de la prueba.

Los empleados, en nombre de Juan Alcalá, han ofrecido “un trato informativo favorable” a un partido político local a cambio de un acuerdo publicitario

Como decía, los empleados de este nuevo medio (imaginamos que con contrato en vigor y convenientemente acreditados para ejercer su labor) han llegado a ofrecer en nombre de Juan Manuel Alcalá Perálvarez un “trato informativo favorable” a un determinado partido político local a cambio de un acuerdo publicitario. Así, como suena. “Me das pasta y no te doy”. ¡Viva la libertad de prensa!.

Pero hay más, un periodista de este pasquín también ha apuntado que determinadas informaciones elaboradas para el medio se debieron a órdenes directas de Juan Manuel Alcalá Perálvarez, interesado en “atacar” a un político en concreto. Más libertad de prensa…

Informaciones elaboradas para el medio se debieron a órdenes directas de Juan Alcalá, interesado en “atacar” a un político en concreto

De igual modo, el propio presunto editor ha gritado en alguna tertulia radiofónica lo que iba o no iba a publicarse en dicho medio utilizando la primera persona del plural. Maldito ego.

Y es que conviene recordar que no es la primera vez que Juan Manuel Alcalá Perálvarez “echa el cierre” a un proyecto editorial para eludir sus responsabilidades económicas y empresariales. Entonces como ahora, siguió ejerciendo de “editor en la sombra” hasta que desapareció cualquier posibilidad de hacer frente a carga alguna procedente de la primera empresa. Pero eso ya tocará.

Para evitar las deudas económicas de la mercantil editora de El Buzón, decidieron “dejar morir” la cabecera y evitar pagos pendientes como los 13.667,85 euros que adeudan a un periodista local

Ahora, para evitar las deudas económicas de la mercantil editora de El Buzón, decidieron “dejar morir” la cabecera, salir corriendo y evitar pagos pendientes como los 13.667,85 euros que adeudan a un periodista local. Una estrategia rácana pero eficaz, ya que el juzgado declaró la insolvencia provisional de la empresa, instando al trabajador a cobrar sus nóminas pendientes a través del Fondo de Garantía Salarial.

Los Alcalá fracasan y sus deudas las pagamos todos los contribuyentes. No solo la de este trabajador, sino también la que les reclama el Ayuntamiento de Getafe, que el pasado 7 de junio dictó en el Boletín Oficial del Estado “el embargo de cuentas corrientes”, aunque mucho me temo que tan solo quedan las telarañas.

Los hermanos Alcalá decidieron montar Nuevo Crónica, un nuevo juguete mediático de presión política para conseguir sus objetivos ligados al sector ladrillero

En toda esta huida hacia delante de los “Alcalá brothers” decidieron montar otro invento llamado Nuevo Crónica. Un nuevo juguete mediático que les permitiese presionar políticamente para conseguir sus objetivos, siempre ligados al sector ladrillero que les mantiene como “millonarios” propietarios de la empresa patrimonial Alquiler y Gestión de Patrimonios Alper S.L.

Para ello, necesitaban un tonto útil al que colocar de presunto testaferro como administrador único de la nueva sociedad Luceat Ediciones S.L., y contar a los poquísimos trabajadores del extinto Buzón de Getafe que les pagarían sus deudas y mantendrían el puesto de trabajo en el nuevo periódico. Hasta aquí todos tragan y todo en orden.

Crean una nueva sociedad colocando a un testaferro como administrador único, pero comenten la torpeza de colocar la sede social en un local de su propiedad

Sin embargo, necesitan una sede social para la nueva compañía. Con las prisas, cometen la torpeza de fijar el domicilio de Luceat Ediciones S.L. en una oficina ubicada en la Calle Madrid 52, 2ºF. Un local propiedad de Alquiler y Gestión de Patrimonios Alper S.L., la empresa de… ¡LOS HERMANOS ALCALÁ!. Tanto correr, tanto huir, para tropezar en la primera piedra.

Entretanto, el presunto editor moroso e insolvente sigue escribiendo sus artículos bajo seudónimo en un medio de comunicación residual, destrozando los principios de la prensa plural e independiente de esta ciudad.

Su socia y hermana, Mercedes Alcalá Perálvarez, emulando sus tiempos de mediocre política, dice aquello de “dame pan y llámame tonto”, y se deja llevar ante los desmanes de su hermano, mientras viven de las rentas (nunca mejor dicho) procedentes de los numerosos inmuebles que poseen principalmente en Getafe y Leganés.

Esto no se para y en agosto han llegado curiosísimas novedades judiciales que huelen muy muy mal para los unos y para los otros. Lo contaremos. Feliz día.

- Publicidad -
Ayudas Extraordinarias Getafe

Dejar respuesta