Los Grupos celebran la primera sesión sin la documentación requerida hace tiempo en un procedimiento que afronta su recta final

PARLA / 13 FEBRERO 2018 / Los Grupos políticos de Parla han constituido hoy la comisión de vigilancia y seguimiento del procedimiento para adjudicar el nuevo contrato de recogida de basuras y limpieza viaria cuando el proceso afronta su recta final con la previsible adjudicación a la empresa Urbaser-FCC.

Los Grupos habían aprobado en Pleno la constitución de esta entidad que, supuestamente, debía revisar y velar por la adjudicación del contrato, cuando, paradójicamente, ya se han abierto las ofertas de las tres empresas participantes y cuando la Mesa de Contratación del Ayuntamiento ya ha decidido apartar a una de ellas, la de ‘Garbialdi’, por incurrir en baja temeraria.

- Publicidad -Fiestas Getafe 2018

Es más, el proceso está tan avanzado que la Mesa ya ha requerido la documentación necesaria a la segunda firma mejor posicionada, la unión de Urbaser-FCC, para proceder a la adjudicación del contrato tras ofertar 10,3 millones de euros.

Con todo este camino recorrido, Parla ha constituido hoy la ‘Comisión especial de vigilancia del contrato del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos’.

“¿Y qué vamos a vigilar: una decisión ya tomada?”. Es la pregunta que deja en el aire uno de los concejales de la oposición que ha participado esta mañana en la sesión constituyente.

Sin documentación

Los Grupos han constituido este órgano sin tener, además, la documentación requerida (más allá de la expuesta en la página web municipal) y los expedientes que habían solicitado desde hace tiempo. “Sin documentación va a ser difícil también poder realizar la labor de fiscalización”, esgrime la misma fuente.

En esta primera sesión, la oposición han planteado también serias dudas “sobre la viabilidad económica de este contrato como consecuencia del gasto contraído”, en la línea de lo que alertaba un informe de Intervención, que ponía énfasis en que el incremento del gasto era “inasumible” para las arcas municipales.

Desde este punto de vista, los integrantes de la comisión quieren ahora desentrañar cualquier opacidad en este proceso, que el Gobierno local defiende como “transparente”.

Viabilidad económica

En este sentido, los grupos políticos han cuestionado que dos de las empresas participantes en el concurso -entre ellas, la que previsiblemente resultará ganadora- estén adscritas a la Asociación de Empresas de Limpieza Pública y Cuidado del Medio Ambiente Urbano (ASELIP), que presentó alegaciones al pliego que fueron aceptadas por el Ejecutivo municipal.

De hecho, posteriormente, la concejala del área alegó que la aceptación de estas alegaciones se hizo para “ajustar” el pliego a la realidad del mercado. Esta declaración le ha valido a la oposición para asegurar que “claramente, esta asociación ha condicionado los criterios para la adjudicación de un contrato público”.

Dejar respuesta