Opinión Sonia Baños, directora de Noticias para Municipios.

OPINIÓN/ 24 FEBRERO 2017/ El alcalde de Alcorcón, David Pérez, tiene una cualidad que no reprime: la polémica. Pero no está sólo en esto, a pesar de que su actitud sea mucho más mediática.

Curiosamente lo sucedido este miércoles en el pleno también ocurrió en Getafe hace apenas unos días. En Alcorcón, el PP se equivocó al votar una moción. El Presidente-Alcalde quiso repetirla porque estaban apoyando con dicho error una propuesta de Ganar Alcorcón que no compartían.

La oposición, al negarse a repetir la votación subió el tono de las protestas y el alcalde llamó a la policía para desalojar a un edil del PSOE de la sala, suspendiéndose el pleno.

En Getafe, el PP también se equivocó en una votación, pero no gobiernan como sí sucede en Alcorcón. Solicitaron a la Presidenta-Alcaldesa, Sara Hernández del PSOE repetir el voto, pero no fue permitido.  Hubo gritos, voces, enfrentamientos, insultos hacia la alcaldía, el público afín a los populares también faltaban al respeto, hubo un receso… pero nadie fue expulsado, tampoco se repitió el punto, ni se suspendió la sesión.

Ambos plenos fueron un auténtico bochorno.

¿Dependiendo de qué sitio ocupe cada uno se interpretan las normas?

Si no se respeta la ley que marca el ROF sobre el funcionamiento de los plenos que son públicos ¿qué garantías tenemos de que el resto de leyes se están cumpliendo?

Si no hay civismo dentro de un organismo institucional ¿cómo van a exigir convivencia, conciliación, respeto y solidaridad en la calle?

¿Está ganando la chabacanería y el ‘macarrismo’ político a las buenas formas y el buen hacer?

Los políticos tienen que dar ejemplo de democracia a la sociedad, su crispación se refleja luego en ella.

¿Ya no hay responsabilidad en las instituciones? Lo lamentaremos.

 

 

Artículo emitido en la Cadena Ser Madrid Oeste, dentro de la sección ‘La Rúbrica de la Semana’

 

- Publicidad -
Alquiler vivienda Getafe - EMSV

Dejar respuesta