La autopsia ha revelado que ha sido muerte natural por un derrame cerebral ante los rumores de que se trataba de un caso de violencia de género

GETAFE/ 3 DICIEMBRE 2017/ El fallecimiento de una vecina en la avenida Fuerzas Armadas del barrio de San Isidro, en la tarde de ayer sábado, ha sido una muerte natural por derrame cerebral, según han informado fuentes policiales tras haberse realizado la autopsia.

Según el Ayuntamiento, queda así descartada la posibilidad de que se tratara de un caso de violencia de género, después de que la Concejalía de Seguridad y la Policía Local han estado en “contacto directo con el Cuerpo Nacional de Policía para conocer los hechos e informar sobre ellos, una vez estuvieran contrastados, más si cabe cuando la fallecida tuvo una orden de alejamiento de su pareja en el año 2005”.

Desde el Gobierno Municipal han lamentado la muerte de esta vecina y trasladan su pésame a la familia y amigos de la fallecida. Al mismo tiempo desde el Ayuntamiento se reclama “prudencia ante este tipo de sucesos frente a la rumorología que juega un flaco favor a la lucha contra la violencia de género”.

Responsabilidad de los medios

“Getafe está totalmente comprometida contra esta lacra social, sobre todo después de que este mismo año una vecina de la localidad sí fue asesinada por su pareja”, han destacado.

El Gobierno de Getafe ha hecho un llamamiento “a la responsabilidad de los medios de comunicación y de la ciudadanía en general, a través de la implicación social para acabar con el terrorismo machista, pero también siendo rigurosos con el uso de la información veraz”.

De forma paralela, este mismo lunes se convocará la reunión de los responsables políticos e institucionales de los miembros que conforman el Protocolo Interinstitucional Contra la Violencia de Género de Getafe, para analizar la situación, “impulsar más si cabe la coordinación y proponer nuevas medidas”.

1 Comentario

  1. Ayuntamiento de Getafe, señor redactor de la noticia, personas que han lanzado esta rumorología y al mundo entero. Por favor, lean muy atentamente estas palabras.

    Soy la hermana menor de la mujer fallecida el pasado sábado día 2 de diciembre, por tanto, ahora no se trata de un rumor. A conveniencia de quien lo solicite están disponibles mis datos si es necesario confirmar que es verdad.

    Sí. El dictamen forense es derrame cerebral, “una muerte natural”. Aysss…

    Algunos quieren frenar la rumorología y yo le doy ENORMEMENTE LAS GRACIAS A ESA RUMOROLOGÍA, ya que gracias a ella, millones de personas ahora sabrán la verdad. Gracias de todo corazón y con toda mi alma.

    Leí la noticia al día siguiente del fallecimiento de mi hermana, no he querido contestar antes para no hablar desde la rabia y el dolor, sino desde el razonamiento. Aún así, me he dado cuenta de que hablar sin rabia y sin dolor va a ser imposible.

    No se trata de una simple orden de alejamiento del año 2015. NO. Se tratan de años, años, años, 27 AÑOS, multitud de malos tratos.

    Multitud de malos tratos físicos, levantando puños y cuchillos. Multitud de malos tratos psicológicos mediante insultos, vejaciones, críticas, culpándola, ridiculizándola continuamente, dándole en el centro del corazón, ese corazón que le ha fallado.

    Un infierno, un infierno la mayoría de veces en silencio. Numerosas detenciones, cárcel por malos tratos, denuncias….. Señores y señoras 27 años. Y no sólo hacía ella, hacia sus hijos menores, hacia sus familiares por apoyarla e intentar ayudarles…

    Al parecer, para algunos como la sangre no ha brotado de forma instantánea, como no hay heridas inmediatas y visibles, la muerte no puede ser tildada de violencia machista. Pero lo es, lo ha sido. Lo es porque cada uno de esos malos tratos ha condicionado su vida en un sentido negativo, causándole tal daño lentamente que ha acabado con su ella. Peor aún más que brotando la sangre, de una forma cobarde, muy cobarde y aún más cruel. Ha sido una muerte silenciosa e incluso invisible, pero está ahí.

    Es por esto, por lo que solicito al Gobierno de Getafe que no intente callar las voces, porque entonces tendré que personarme en su puerta y a voz en grito decirles QUE SÍ, QUE SÍ HA SIDO UNA MUERTE POR VIOLENCIA DE GENERO.

    No, no os calléis, personas que habéis lanzado la rumorología, os lo pido por favor. Hay que gritar porque la vida de las personas, de todas las personas, es el mayor bien que tenemos y debe ser protegida desde los poderes públicos. “Cuando el río suena agua lleva o piedras” y obviarlo es un retroceso gravísimo.

    Gobierno de Getafe no podemos obviar las realidades soterradas. Tenemos que defender leyes que protejan a las mujeres y fomentar la educación para que los futuros hombres y mujeres aprendan desde la infancia que la igualdad, el respeto y la solidaridad son factores básicos en el sexo y en el amor.

    Entrenar la mirada para descubrir este tipo de violencia machista requiere tiempo, pero estoy segura de que ese tiempo, es un tiempo bien empleado para poder seguir denunciando el maltrato en sus formas más sutiles de camuflaje y, de ese modo poder combatirlo mejor.

    Somos mucha gente quienes vamos poco a poco entrenando cada día esa mirada. No vamos a parar de denunciar este y cualquier tipo de violencias machistas.

    Y que sepan señores de la política tanto del gobierno como de la oposición, que la inacción o los silencios así como la falta de voluntad política para llegar a un pacto de estado para la erradicación de las violencias machistas es, en sí mismo, violencia machista estructural que ejercen contra todas las mujeres y niñas.

    Si quieren lo ven, y si no, sigan ejerciéndola.

    Qué nadie ni un día más, sea cómplice de la violencia de género.
    Mª Jesús Raboso Aranda

Dejar respuesta