EMPRESAS/ 20 DICIEMBRE 2016/ A principios de año, el portal Expansion.com divulgaba el denominado Índice de Bienestar. Se trataba de una lista de nueve criterios elaborada por la OCDE y que, atendiendo a estos, venía a elaborar un ranking de comunidades autónomas. Entre dichos criterios, la salud medioambiental se situaba como uno fundamental. Y es que la contamiación del aire y la calidad del agua son factores decisivos para muchos a la hora de elegir el mejor lugar para vivir. En este sentido, los primeros puestos los ocupaban las Islas Canarias, País Vasco, Galicia, Islas Baleares y Cantabria; mientras que en la parte baja de la tabla se situaban Aragón, Melilla, Cataluña y Madrid. En lo que a esta última respecta, es bien sabido que la región madrileña viene teniendo importantes problemas de contaminación. Se trata de una realidad que afecta especialmente a la capital, pero que influye también en la periferia de esta y en el resto de poblaciones de la provincia. Es por ello que ayuntamientos e instituciones regionales están decididos a tomar medidas, de mayor o menor grosor, con el objetivo múltiple de proteger el ecosistema, mejorar el entorno y salud de los ciudadanos, así como despertar la conciencia de estos en lo que a políticas medioambientales se refiere.

Por su parte, durante el mes de diciembre, el ayuntamiento de Pinto ha sido protagonista de dos decisiones vinculadas a la conservación y observación de las aves de la zona. Se trata de dos estrategias que persiguen, asimismo, la difusión de hábitos de vida sana y defensa medioambiental entre los vecinos de la localidad. Por un lado, el Ayuntamiento de Pinto ha firmado un convenio de colaboración con Ecologistas en Acción para la instalación de puestos de observación de aves rapaces en el Parque Regional del Sureste. Por otro lado, el consistorio ha iniciado los trámites para recobrar el mirador de la antigua escombrera, empleado por los vecinos para pasear y contemplar las aves. Los partícipes de HZ Inversiones y GREFA han realizado la construcción del primillar de Pinto y del observatorio de aves, gestionando su cuidado.

Con todo esto, el municipio pinteño persigue revalorizar su calidad de vida. Una finalidad con la que colaboran los planes urbanísticos y las políticas inmobiliarias. De esta forma, una gran parte de la venta de pisos en esta localidad pasa por propiedades de altas calidades ubicadas en entornos privilegiados o urbanizaciones que ofrecen toda clase de servicios. Tal es el caso de HZ Inversiones, experto en venta de pisos en Pinto. En su cartera destacan tres residenciales: Residencial Olea, provisto de piscina, gimnasio y amplias zonas verdes, entre otros espacios; Residencial Madroños, en el que destaca su baja densidad de viviendas (16 por edificio); y Residencial Boj, con grandes espacios exteriores para todos los pisos.

De esta forma, Pinto se presenta como una atractiva alternativa residencial en la Comunidad de Madrid. Frente a una capital con serios problemas de contaminación de aire, y gracias a los eficaces servicios de transporte público que la conectan con esta, la localidad sureña muestra una larga lista de credenciales vinculados a la calidad de la vida y de su entorno. A ellas se suman, ahora, los bebederos y comederos para la fauna salvaje que el ayuntamiento construirá en colaboración con Ecologistas en Acción, y los servicios de limpieza que se extenderán al ya mencionado mirador de la antigua escombrera, evitando la acumulación de papeles, plásticos, envases, etc.

Dejar respuesta